12
May
IberoArt_corte_jamon_1680x920

Reconocer un jamón ibérico de bellota en cinco puntos

El jamón ibérico de bellota se consigue seleccionando los mejores cerdos provenientes de las mejores dehesas extremeñas. Estos cerdos han crecido con una cuidada alimentación a base de cereales, pastos naturales y, lo más importante, bellota, que dará a los jamones esa jugosidad y ese brillo característico del jamón ibérico de bellota.

¿Quieres saber cómo reconocer un jamón ibérico de bellota? Te ofrecemos cinco elementos clave que diferencian un buen jamón ibérico de bellota de uno que no lo es.

  1. La pezuña de caña larga y fina. La raza de cerdo ibérico se caracteriza entre otra cosas por tener un esqueleto estilizado y eso se puede observar también en sus articulaciones.

  2. No todas las grasas son iguales. La textura de la grasa es realmente importante ya que viene determinada por la alimentación que el cerdo haya llevado a lo largo de su vida. La grasa del jamón ibérico de bellota es fruto de una dieta rica en ácido oleico (bellotas y pastos naturales). Esto podemos comprobarlo si al acariciar el jamón, la grasa es dúctil y nuestros dedos la pueden hundir con facilidad.

  3. Otro detalle es el color de esta grasa que viene determinado por la calidad esta y por el tiempo de curación. Cuando nos encontramos con una grasa de un color blanquecino es probable que el jamón no sea de bellota o no se hayan respetado los tiempos de curación. La grasa de un buen jamón ibérico de bellota que ha respetado los tiempos mínimos de curación es más oscura, tendiendo hacia el oro.

  4. El peso es otro factor importante. El peso de una pieza de jamón ibérico de bellota debe situarse entre 6’5 y 8’5 Kg.

  5. No podíamos olvidarnos de un elemento importante como es el precio. Elaborar un producto gourmet de estas categorías es un proceso que require tiempo, esfuerzo, dedicación y, por consiguiente, de costes elevados.

En IberoArt llevamos a cabo una rigurosa selección de los cerdos, conociendo siempre el tipo de vida y alimentación que estos han tenido. El proceso de curación de los jamones se realiza siguiendo una tradición familiar que venido siendo perfeccionada durante más de cien años para ofrecer un producto de excelente calidad asegurados por la D.O. Guijuelo que premia a los paladares más exquisitos.

Comments ( 0 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *